17/1/18

El agua embotellada utiliza mucha más energía que la del grifo

EL ESCANDALOSO NEGOCIO DEL AGUA EMBOTELLADA


El gasto del agua embotellada en el mundo fue de 80.000 millones de dólares en el año 2015, según datos de la ONU

El agua embotellada es uno de los negocios más lucrativos para las empresas que se dan en España. Se vendieron en el año 1970 en el mundo unos 1.000 millones de litros de agua embotellada. En 2004, ya eran 154.000 millones. Se calcula que en 2017 rondarán los 250.000 millones de litros de agua embotellada.

España es el tercer país consumidor de agua embotellada de Europa. Tiene un consumo de 116 litros por persona/año, pero antes de la crisis se llegó a los 137 litros y ya se está volviendo a recuperar el consumo. Sólo estamos por detrás de Italia y Alemania en consumo de agua embotellada. A nivel mundial somos los sextos consumidores de agua embotellada.

El gasto del agua embotellada en el mundo fue de 80.000 millones de dólares en el año 2015, según la ONU y simplemente con 20.000 millones de dólares anuales conseguiríamos que unos 550 millones de personas en el mundo tuvieran sistemas abastecimiento y alcantarillado. Actualmente, hay 1.100 millones de personas que carecen de él.

Como dice Andrea Gambas Con el agua está pasando como ocurrió con el vino, hay mucho interés por conocer aguas con característica muy singulares”. En los restaurantes más lujosos del mundo se nos presentan cartas de agua como: Agua de lluvia recogida en Tasmania (Marca Cloud Juice). Agua obtenida de un manantial bajo un volcán japonés (marca Fine). Agua filtrada de glaciares canadienses (marca Berg). Tenemos la botella de agua de la marca Bling, decorada con cristales de Swarovki con precios que rondan los cien dólares la unidad.

16/1/18

En lugar de preparar para la madurez, mantenernos en una infancia perpetua

¿UNA SOCIEDAD OCCIDENTAL OPRIMIDA O NARCOTIZADA?


¿ORWELL O HUXLEY?


Se percibe desde hace un tiempo en Occidente un creciente descontento con los sistemas políticos, una pérdida de credibilidad de los dirigentes y las instituciones. Y una desconfianza en los medios de comunicación, raramente capaces de ofrecer información y opinión independientes. Pero no existe acuerdo sobre las causas de este fenómeno. 

Mientras unos cargan la culpa sobre las élites y los grupos de presión por su poder desmesurado, por manipular la información, por difundir ideologías absurdas, contrarias al sentido común, otros atribuyen la responsabilidad a los ciudadanos por su pasividad, indolencia, desconocimiento o comodidad, por su extrema apatía y dejación, que permiten a los gobernantes actuar a placer y voluntad. Entonces, ¿hay que buscar la raíz de estos males arriba o abajo? ¿En la perversión de las instituciones, en la depravación del poder o, por el contrario, en la acentuada desidia de las masas? Quizá no exista respuesta sencilla porque ambos problemas podrían estar interconectados.

En Amusing ourselves to death (1985) Neil Postman plantea ingeniosamente esta disyuntiva contraponiendo las dos distopías más geniales del siglo XX: 1984, de George Orwell y Un mundo feliz de Aldous Huxley. Ambas describen sistemas totalitarios con un desmedido control político y social, donde no queda rastro de la democracia clásica. Pero cada novela señala un camino muy distinto hacia el despotismo. En la distopía orwelliana  la opresión es explícita, agobiante y activa. Pero la tiranía huxleyana resulta sutil, imperceptible para mucha gente que se siente feliz, cómoda, encantada con ella. En una, el gobierno prohíbe los libros peligrosos; en la otra no necesita proscribirlos pues a nadie le interesan. En la primera, el poder tergiversa la verdad, controla la información y la ofrece a cuentagotas; en la otra, el torrente de información es tan abrumador que la verdad queda disimulada, disuelta en un océano de noticias irrelevantes. En la sociedad  orwelliana la cultura está cautiva, en la huxleyana es simplemente insustancial, frívola y trivial.

15/1/18

No permitamos que colapse la compasión hacia los humanos y hacia la biosfera

LA «ADVERTENCIA A LA HUMANIDAD» 25 AÑOS DESPUÉS


El 13 de noviembre de 2017, W.J. Ripple et al. publican en la revista científica BioScience un artículo acompañado por otros 15.364 firmantes de 184 países, entre los que me encuentro. El artículo se titula “Advertencia de la Comunidad Científica Mundial a la Humanidad: Segundo Aviso”. Como a los humanos nos gustan los récords diremos que nunca en la historia de la ciencia ha sido publicado un artículo científico con tantas firmas, aunque obviamente mi contribución y la de los otros más de 15.000 ha sido simplemente la de adherirnos a un texto ya escrito.

El artículo comienza recordándonos que hace 25 años más de 1.500 científicos firmaron un manifiesto que dirigieron a los medios de comunicación y a los líderes políticos del mundo. Lo titularon: “Warning to Humanity“.

Aunque en mi caso en 1992 ya llevaba más de un año divulgando como científico los gravísimos problemas ambientales que enfrentábamos, no me enteré en ese momento de la iniciativa hasta varios años después, por dos motivos: Internet estaba aún en pañales (ese mismo año había mandado mi primer correo electrónico a un compañero de Valladolid desde Windsor, Canadá) y los medios de comunicación (prensa, radio y televisión) hicieron caso omiso a esa primera Advertencia, quizás saturados por los acontecimientos de Río de Janeiro de ese mismo año, quizás porque los científicos eran mucho más radicales antisistema que los políticos y movimientos sociales de la época.

Hace unos 20 años comencé a poner en mis charlas, conferencias y cursos —en casi todas ellas— un extracto de ese primer Warning, concretamente este:

12/1/18

Una amalgama de iniciativas que se tendrían que ver como parte de un ecosistema.

EL CAMBIO EN EL CONSUMO Y LA REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA

Ruben Suriñach (Vic, 1984) es economista de formación, poeta por afición, consultor en economías transformadoras y dinamizador de la Xarxa d'Economia Solidària (XES).

Su cambio de estilo de vida hacia el consumo consciente empezó en la adolescencia, motivado por las ganas de cambiar el sistema. Sus padres también tuvieron algo que ver: “Mis padres me educaron para tener una visión crítica sobre la realidad. Un ejemplo muy claro fue mi madre durante mi adolescencia. Cuando yo caía en la tentación de consumir sin reflexionar, me reprochaba que iba de alternativo pero que estaba alimentando a los ‘capirrongos’, que es como denominaba a las élites”.

Decidió estudiar Economía en la Universidad de Girona para entender cómo funcionaba el sistema desde dentro para cambiarlo. “Lo que se enseñaba allí poco tenía que ver con cambiar el mundo, pero me sirvió para entender cómo funcionan los mecanismos del capitalismo.”

La carrera de economía fue una travesía en el desierto. Era una universidad muy pequeña y una facultad muy nueva en una ciudad rica como Girona. Había pocas rendijas para impulsar cambios. Pero pudo hacer las prácticas de la carrera en el Centro de Investigación e Información en Consumo (CRIC), entidad editora de la revista Opcions. Allí encontró la manera de comunicar e investigar alternativas en la economía que se enseñaba en la facultad.

Se quedó a trabajar en el CRIC y complementaba su sueldo llevando la gestión económica de Recursos de Animación Intercultural (RAI). Allí conoció a Laia Gómez Franco y el activismo de barrio. Además, se vinculó al ecologismo social y a la agroecología a través de campañas contra la minería en América Latina y participando en la Entesa pel Decreixement en el Infoespai del barrio de Gràcia.

Así empezó a entrar en el mundo de la Economía Social y Solidaria (ESS), en las luchas de barrio y a relacionar el activismo con el trabajo. El estilo de vida que siempre había deseado empezaba a perfilarse.

11/1/18

Otras formas de trabajo, otras relaciones sociales, con un mundo común.

¿POR QUÉ LA RENTA BÁSICA?

Renta básica incondicional: una propuesta de financiación racional y justa

Acaba de publicarse un libro que ha tenido mucho tiempo de gestación: Renta básica incondicional: una propuesta de financiación racional y justa. Sus autores son Jordi Arcarons, Daniel Raventós y Lluís Torrens. Lo ha editado Ediciones del Serbal con la colaboración del Observatorio DESC (Derechos económicos, sociales y culturales) y la RRB (Red Renta Básica), sección oficial de la Basic Income Earth Network. En la contraportada del libro está escrito:

“No hay duda que el debate público sobre la Renta Básica es cada vez mayor, no solamente en el Reino de España sino en otros lugares del mundo. El mundo ha cambiado mucho en las últimas décadas. Y mucho más aún a partir de la gran crisis que estalló hace poco menos de una década. Seguir haciendo propuestas como si se pudiera ir atrás en el tiempo o como si el mundo fuera igual al de antes de la crisis es un grave error.

Este libro es el resultado de una investigación que puede resumirse con estas palabras: la Renta Básica, una asignación monetaria incondicional a toda la población de una cantidad al menos igual al umbral de la pobreza, puede financiarse mediante una reforma fiscal. La investigación muestra las distintas posibilidades que existen a partir de la realidad económica e impositiva del Reino de España.

La Renta Básica es una propuesta racional y justa para el siglo XXI, para el momento actual, y proponemos que no se contemple como una realidad para las décadas más lejanas de este siglo que ha comenzado hace solamente 17 años. La Renta Básica es una necesidad perentoria para el futuro más inmediato. Este libro aporta muchas razones normativas y técnicas a favor de la Renta Básica incondicional.”

10/1/18

Devolver el protagonismo a la persona, restaurar el espíritu crítico

POR UNA VIDA MÁS FRUGAL


La filosofía del 'decrecimiento' reivindica que debemos trabajar menos para vivir mejor. Propone una crítica constructiva y pluridisciplinar que ponga en cuestión la búsqueda obsesiva del "cada vez más".

En el origen de la grave crisis actual hay una nueva manifestación de la desmesura, de la búsqueda infinita de omnipotencia. Las empresas y entidades financieras han estado persiguiendo obtener unos beneficios en crecimiento perpetuo. En esta búsqueda incesante del "cada vez más", los mercados existentes no bastaban, y hubo que crear mercados incluso donde no existían. Las consecuencias de todo ello en la economía real serán por desgracia de amplio alcance, y afectarán especialmente a los más débiles. Como consecuencia de esta crisis, la mayoría de nuestros dirigentes, antes neoliberales, de repente parecen haber descubierto a Lord Keynes. Pues bien, ¿qué es lo que Keynes nos dice? "La dificultad no es tanto concebir nuevas ideas como saber librarse de las antiguas".

Eso es lo que pretende el movimiento del "decrecimiento", que propone una crítica constructiva, argumentada, pluridisciplinar, de rechazo de los límites que constriñen nuestras sociedades contemporáneas, para así poder liberarnos de ese "cada vez más". La filosofía del decrecimiento trata de explicar que en muchas ocasiones "menos es más".

¿Qué es exactamente lo que está ocurriendo en nuestros días? No estamos padeciendo una crisis sino un conjunto de ellas: crisis ecológica (energética, climática, pérdida de la biodiversidad, etcétera); crisis social (individual y colectiva, aumento de las desigualdades entre las naciones y en el seno de las mismas, etcétera); crisis cultural (inversión de valores, pérdida de referentes y de las identidades, etcétera); a lo que ahora se añade la doble crisis financiera y económica. Todas ellas no son crisis aisladas, sino más bien el resultado de un problema estructural, sistémico: cuyo origen está en la desmesura, en la búsqueda obsesiva del "cada vez más".

9/1/18

Herramientas para personas que padecen infecciones de difícil resolución

BASTA DE MUERTES POR INFECCIÓN RESISTENTE AL ANTIBIÓTICO


La actual pandemia de Gripe, nos hace ser conscientes de las  25.000 muertes que en Europa cada año se producen por la falta de eficacia de los antibióticos y que  seguramente serían innecesarias, si se aconsejara a los enfermos la toma de MMS (Dióxido de Cloro).

Ya sé que muchos médicos y demás personal sanitario argumentareis que es una sustancia prohibida por las autoridades sanitarias, pero no sé si conocéis que para desinfectar material hospitalario e incluso la propia sangre para transfusiones se utiliza el MMS (Dióxido de Cloro). Ver este enlace 

Y la sustancia base del MMS, el Clorito de Sodio, es autorizada en la Unión Europea como único tratamiento eficaz para ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Ver enlace.  
Para cerrar ulceras gangrenosas ver estudio.

Para Rotavirus,  la causa más común de diarrea grave en niños de hasta 5 años, ver estudio.

Para Cándida Bucal ver estudio.

Como las autoridades sanitarias están más por la labor de proteger los intereses de las farmacéuticas que de salvar vidas, tenemos que  facilitar herramientas de autosuficiencia a miles de personas que padecen infecciones de difícil resolución. Y desde Dulce Revolución proponemos subir el sistema inmune con una planta potentísima para ello llamada Artemisia annua que se puede pedir a la misma asociación. http://dolcarevolucio.cat/botiga/es/

8/1/18

Crítica y abierta, para formar espíritus libres y no personas sumisas y resignadas

EDUCACIÓN ECONÓMICA PARA LA CIUDADANÍA

Cuando se habla de educar, se dice que la finalidad es crear «espíritus libres».

«La educación y el conocimiento nos hará libres» fue uno de los principales axiomas que planteó el filósofo griego Sócrates y que a lo largo de la historia de la humanidad se ha utilizado para destacar la importancia de la educación y el conocimiento en la sociedad. En este sentido, podríamos afirmar que la educación económica y financiera nos puede liberar de los abusos y engaños de los bancos y de las empresas, así como de las manipulaciones de los medios de comunicación. Porque la economía está siempre en el centro del discurso y del debate de la sociedad y nos afecta a todas y a todos a lo largo de la vida en la mayor parte de nuestras decisiones y acciones. No podemos huir de la economía, pero aunque no todos podemos ser unos expertos, sí que podemos adquirir unos conocimientos básicos que nos permita discernir entre lo que nos puede perjudicar y lo que nos puede beneficiar.

A lo largo de la historia se han producido numerosas estafas económicas, algunas de ellas de enorme repercusión y graves consecuencias para muchas personas. Es posible que con algunos conocimientos básicos en economía, nos hubiéramos podido librar de algunas de ellas. También es importante tener la capacidad para valorar determinadas acciones y decisiones que toman los gobiernos en materia de economía. Por ejemplo, ¿es totalmente necesario recortar en sanidad, educación y servicios sociales ante una situación de crisis económica?, ¿realmente había que rescatar a los bancos?, ¿porqué ha desaparecido el fondo de las pensiones y se dice que en unos años no se podrán pagar?, ¿cómo es posible que con un crecimiento económico del 3%, la desigualdad y la pobreza sigan aumentando en España?, ¿quién es el verdadero responsable de una deuda pública española que ya supera el 100% de su PIB?. La respuesta a estas preguntas puede ser diferente según el enfoque o el criterio desde el cual se analice. Pero los hechos son siempre objetivos. Por eso, cuando se habla de educar, se dice que la finalidad es crear «espíritus libres», es decir, formar personas con la capacidad para criticar y valorar los hechos con sus propias ideas y sus propios criterios. Nos podemos equivocar, pero lo habremos hecho con libertad.

5/1/18

Una sociedad basada en un fascismo que consiste en la permanente delación

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN SIEMPRE OFENDE A ALGUIEN

Hemos conseguido una sociedad en la que todo el mundo pretende que la policía o los jueces castiguen cualquier expresión. Eso no nos protege, sino que nos fragiliza y pone en manos del poder un arma represiva, además de conculcar un derecho básico

Como han denunciado diversos organismos, entre ellos la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información, vivimos en una situación excepcional, por lo antidemocrática, en lo que se refiere a la situación de la libertad de expresión en España. Raperos en la cárcel, activistas pacíficos juzgados por enaltecimiento del terrorismo, gente en la Audiencia Nacional por un tuit o por hacer la parodia de una procesión y gente juzgada por determinadas opiniones políticas que el Ministerio del Interior califica de “odio”.

La aprobación de la Ley Mordaza supuso consagrar una espiral represiva y sancionadora de la libertad de expresión que llevaba tiempo gestándose con sucesivas reformas del Código Penal que han ido, poco a poco, acotando y restringiendo este derecho. España se ha convertido en un país en el que la libertad de expresión está seriamente amenazada. Es una anomalía que nos sitúa al lado de países con democracias frágiles y muy lejos de democracias consolidadas en las que la libertad de expresión sigue siendo considerada un pilar fundamental de la libertad y en las que se pueden decir/escribir cosas que aquí, hoy, serían inimaginables. El retroceso es muy evidente si nos comparamos con nosotros mismos hace unos años. Y lo peor es que no se percibe resistencia social y política al vaciamiento de este derecho.

4/1/18

Buscar en la compra el alivio a la sensación de vacío de su propio consumismo

UNA SOCIEDAD INSATISFECHA



Los factores psicológicos que rodean la adicción a la compra y sus relaciones con la infelicidad.

El consumismo, como rasgo psicológico, se considera equivalente al materialismo, y la relación entre materialismo e infelicidad es una de las más contrastadas por la psicología. Las personas materialistas, al basar su satisfacción en el “tener” y no en el “ser”, tienen un menor nivel de bienestar, menos emociones positivas y manifiestan comportamientos sociales más negativos e individualistas. 

No obstante, dada la intensidad con la que el consumismo actual afecta a los valores y los comportamientos de los ciudadanos, debemos aceptar que estamos ante una manifestación extrema del materialismo, específica de nuestra sociedad de consumo.

El consumista no basa su felicidad en poseer bienes, sino en desearlos, en el acto de adquirirlos, en la continua compra de cosas nuevas, por superfluas o innecesarias que sean. Estos comportamientos son consecuencia del profundo impacto psicológico de los incesantes mensajes publicitarios, que animan a buscar la felicidad y la realización personal a través de la compra.

Esta promesa de que “la felicidad está a tu alcance comprando” esconde el mayor de los engaños. No tener lo que realmente necesitamos produce insatisfacción, pero tener más de lo necesario no proporciona ninguna satisfacción duradera.

3/1/18

Hay gente concienciada que está intentando cambiar las cosas

SITOPÍA, NUEVA VISIÓN DE LAS ANTIGUAS COSTUMBRES


En el pasado, lo normal era sentarse a la mesa a comer con la familia, los amigos, o la comunidad a la que pertenecíamos. Charlar, intercambiar experiencias y socializarse. El centro de la comunidad y de la familia giraba en torno a la comida, nuestro sustento.

Hace más de 200 años, con la revolución industrial, llegó también la revolución social del hogar. La industrialización acabó penetrando muy rápido en sectores como la alimentación y la vida social.

Hoy en día, la familia no se reúne en muchos casos ni siquiera alrededor de la mesa. Trabajan uno o los dos progenitores fuera de casa. Comen en el trabajo, y quizás los niños también en la escuela. Los hijos se echan todo el día fuera de casa, en la escuela, con los amigos, las actividades extraescolares, etc. Llegan a casa y en muchos casos tampoco cenan con sus padres, pues estos llegan tarde del trabajo, o sus horarios no compaginan. Todo este descontrol ha traído los siguientes problemas:

* Una vida de estrés diario y continuo que nos afecta directamente a la salud.
* Una precaria educación social, ética y moral para los hijos.
* Una precaria alimentación fuera de casa y con comida rápida o industrial.
* Un deterioro progresivo de la salud.
* Un deterioro claro del entorno familiar y la unidad del hogar.
* Una sensación enorme de vacío y falta de sentido a nuestras vidas.

29/12/17

Es comprender que vivir mejor es vivir con menos.

LA FÓRMULA DEL DECRECIMIENTO
La sociedad actual en los países del primer mundo vive a una velocidad muy por encima de lo sostenible.

Esta se transforma en velocidad crucero si hablamos de apropiación de recursos y de 
generación de residuos, porcentajes bastante superiores de las capacidades del entorno. Estamos generando gases de efecto invernadero (proveniente de los residuos) por encima de la capacidad de ser asumidos por parte de la atmósfera (la cual utilizamos como sumidero).

El posible agotamiento del petróleo 
(que usamos como recurso) se debe a que estamos consumiéndolo por encima de su tasa de renovación. Si hacemos un repaso por todos los problemas ambientales, los podemos situar en estas dos categorías:
Todos sabemos cuál es la solución. Es sencillo; consumir menos recursos y producir menos residuos, todo a un ritmo asumible por la naturaleza.

Entonces, ¿por qué avanzamos justo en la dirección contraria?

28/12/17

El gran engaño que se perpetra en materia de “avalistas”

COMO DECIAMOS AYER…(Capítulo 3)

¿Qué es un aval?: signos, lenguaje y pensamiento.


Retomando la reflexión agustiniana sobre los signos y el lenguaje, tenemos que las palabras (lenguaje oral) y los signos lingüísticos, y los signos en general, son únicamente medios para llegar a las cosas significadas, que son los fines de estos (los signos).

Pero ¿cómo aprendemos a ir a los significados a partir de los signos?

Narra el mismo Agustín su propia experiencia y recuerda cómo fue que aprendió a hablar:
“Ciertamente no me enseñaron esto los mayores, presentándome las palabras con cierto orden de método, como luego después me enseñaron las letras; sino yo mismo con el entendimiento que tú me diste, Dios mío, al querer manifestar mis sentimientos con gemidos y voces varias y diversos movimientos de los miembros, a fin de que satisficiesen mis deseos, y ver que no podía todo que yo quería ni a todos los que yo quería.”

Sin duda alguna José Manuel ha sido un “autodidacta”. Si siguiese punto a punto las enseñanzas de los “mayores”: la “doctrina”, la “jurisprudencia” y consejos de “abogados” (es decir, lo que enseñan los “mayores”), no hubiera llegado a las conclusiones a las que ha llegado. Y sí, a pesar de su carácter no creyente, no dudo que Dios le dio un don para el entendimiento.

Sin duda alguna Dios estaba presente en nuestras lecturas. A mí se me iba hinchando la vena del cuello (signo de ira), José Manuel soltaba improperios (más íra)…… no eran más que manifestaciones de que nuestros “mayores” con su “orden de método” habían creado un lenguaje diseñado para engañar, estafar y mentir y, lo que es peor pervertir, corromper y sobornar la lengua española.

Para entender lo que es un aval hay que analizar los signos presentes en su formulación.

27/12/17

La gente interesada en hacer trabajos manuales va a estar bien

UN FUTURO ROBÓTICO ¿DÓNDE TRABAJARÁN NUESTROS HIJOS?


Como muchos niños, mis hijos Toby, de 7 años, y Anton, de 4, están obsesionados con los robots. En los libros infantiles que devoran por las noches, robots felices y asistenciales aparecen con más frecuencia que los dragones o los dinosaurios. El otro día le pregunté a Toby por qué a los niños les gustan tanto los robots. Porque trabajan para ti”, dijo. Lo que no tuve corazón para confesarle es que, algún día, podría ser él quien trabaje para ellos o, incluso, que él no podrá trabajar en absoluto debido a ellos.

No solo Elon MuskBill Gates y Stephen Hawking están asustados por el posible surgimiento de máquinas invencibles. Sí, los robots tienen el potencial de aventajarnos y destruir a la raza humana. Pero antes de eso podría suceder que la inteligencia artificial deje obsoletas innumerables profesiones para cuando mis hijos lleguen a cumplir 20 años. No necesitas ser Marty McFly para darte cuenta de las amenazas claras hacia las futuras carreras de nuestros hijos.

Digamos que sueñas con mandar a tu hija a la Facultad de Medicina de Yale para que se convierta en radióloga. ¿Por qué no? Los radiólogos en Nueva York tienen un ingreso medio de aproximadamente 470.000 dólares anuales, según la página Salary.com. No obstante, ese trabajo de pronto parece incierto cuando la inteligencia artificial mejora la lectura de escaneos. Solo para citar un ejemplo, una empresa llamada Arterys ya tiene un programa que puede realizar un análisis de una resonancia magnética de cómo es el flujo de sangre al corazón en tan solo 15 segundos, comparado con los 45 minutos que requiere un humano para hacerlo.

22/12/17

No es signo de salud estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma

LA ECONOMÍA DE LA INFELICIDAD
Una de las ironías de nuestro tiempo es que formamos parte de un sistema económico que necesita que los ciudadanos nos sintamos permanentemente vacíos e insatisfechos para desear siempre más de lo que tenemos.

La economía no es algo ajeno a nosotros. Los seres humanos formamos parte de ella del mismo modo que los peces forman parte del océano. Tanto es así, que podría describirse como el tablero de juego sobre el que hemos edificado nuestra existencia, y en el que a través del dinero se relacionan e interactúan tres jugadores principales: el sistema monetario, las organizaciones y los seres humanos. Cabe decir que esta partida está regulada por leyes diseñadas por los Estados. Sin embargo, por encima de su influencia, el poder real reside en los ciudadanos: con nuestra manera de ganar dinero (trabajo) y de gastarlo (consumo) moldeamos día a día la forma que toma el sistema.

Más allá de cubrir nuestras necesidades, a lo largo de las últimas décadas nos hemos convencido de que debemos tener deseos y aspiraciones materiales de cuya satisfacción dependa nuestra felicidad. Y no es para menos. En 2010, la inversión publicitaria en España superó los 12.880 millones de euros, según la agencia Infoadex. Así, las empresas se gastaron todo ese dinero con el objetivo de persuadirnos para comprar sus productos y servicios. Cabe decir que esta inversión multimillonaria promueve unas determinadas creencias, valores y prioridades en nuestro paradigma. Es decir, en nuestra manera de comprender y de vivir la vida. Prueba de ello es el triunfo del hiperconsumismo.