19/10/19

No significa que no sea posible, sólo que no interesa a las grandes industrias

¿QUÉ ES FOODTOPIA?
FOODTOPIA no es utopía. Ya es realidad en Murcia. Dos “locos” acompañados de unos loquitos más, han hecho posible servir 10.000 menús ecológicos diarios a precios irrisorios.  https://m.facebook.com/byfoodtopia/?locale2=es_

Es Mucho más barato que cocinar en casa y con calidades inimaginables que pocas cocinas caseras se pueden permitir.

La Revolución auténtica está servida.
Producir platos baratos y para un amplio espectro de consumidores; con el máximo soporte posible de proveedores, productores y distribuidores locales; platos de alta calidad organoléptica que además sean sanos, naturales y basados en el recetario tradicional; y por último, no por ello menos importante: producir platos sostenibles, anti-cambio climático, anti-energía fósil, anti-envase y ecológicos. Se trata en definitiva, de ir hacia un nuevo modelo donde los nuevos equipamientos lo hagan posible y rentable y donde se evolucione hacia una responsabilidad social diferente a la actual.

18/10/19

Se pasaría de premiar y financiar la producción a valorar y financiar a las personas


RENTA BÁSICA AGRARIA: Una revolución rural

¿Qué pasaría si las administraciones apoyaran al campesinado como apoyan a la banca, a la cultura de masas o a la agricultura industrial?

Muchas de nosotras hemos escuchado de primera mano que con un trozo de tierra o unos cuantos animales se mantuvo a la familia e incluso se consiguió pagar los estudios a la descendencia. Sin entrar en el debate de lo dura y sacrificada que, desde nuestros referentes actuales, pudo o no ser esa vida, hoy en día cuesta mucho encontrar quien pueda vivir de su propio proyecto agrario o ganadero. Muchas conocemos a quienes lo intentan, a costa de incertidumbre, precariedad y autoexplotación, con el impulso que proporciona estar desarrollando mucho más que un trabajo. Con el impulso de la transformación social, de la vocación o de los vínculos afectivos.

¿Tiene un trabajo que contener todo esto? Dejamos también este debate aparte para ir a lo sencillo: un trabajo debe estar remunerado de forma digna. El sector agroalimentario, como tantos otros, está controlado cada vez por menos empresas que precarizan las condiciones laborales y de vida y generan enormes impactos ambientales, sociales y económicos para poder competir en el mercado. Alimentos baratos para rentas menguantes.

17/10/19

Adiestrados para gustar y buscar el aplauso haciendo aquello que no nos es natural.


SEA BUENO. ES OBLIGATORIO


Ignoro si usted se pregunta alguna vez sobre la esencia de “lo bueno”. Su definición, su significado, sus implicaciones. A poco que nos detengamos a pensar, nos damos cuenta de que vivimos la mayor parte del tiempo sin salir de los parámetros que nuestro entorno y nuestra época consagran como aceptables y que solo de vez en cuando, hacemos algo -activa y voluntariamente- que consideramos “bueno”. Y si le damos un repaso a la historia caemos en la cuenta de que, ¡sorpresa!, lo “bueno” no siempre ha sido lo mismo.

La diversidad de conceptos éticos que nos han regalado los últimos miles de años no debe llevarnos a engaño. La mayoría son incapaces de prescindir, en mayor o menor medida, de ideas fuerza procedentes de la metafísica o la religión. Por lo general, y hasta principios el siglo XIX, la ética siempre se construye en referencia a una razón enraizada en principios teo-metafísicos, a lo que los antiguos llamaban “logos” o “nuus”. El Hombre toma parte de la deidad, de forma que, si se cultiva, termina por comprender y representar las leyes del “Ser Supremo”.

16/10/19

Lo único que importa es pasar por este mundo siendo lo más felices posible

ENTROPÍA, ECONOMÍA Y DECRECIMIENTO
Si algo tiene de bueno esta crisis, es que puede ser un magnífico laboratorio en el que se pongan en práctica comportamientos de consumo alternativos a un modelo económico de crecimiento continuo. Este modelo, fundamentado en un mecanismo simple de retroalimentación positiva crecimiento-consumo, unido al aumento sin freno de la población mundial, nos esta conduciendo a la depredación de los últimos recursos naturales y a una degradación masiva de la biosfera, todo ello sin solucionar la gran desigualdad en la distribución de la riqueza producida.

Frente a la inviabilidad de tal modelo, aparece la polémica alternativa del Decrecimiento, corriente de pensamiento inspirada en la obra del economista
Nicholas Georgescu-Roegen y que está comenzando a popularizarse en una confusión de términos tales como decrecimiento sostenible, anti-productivismo, simplicidad voluntaria, huella ecológica o bioeconomía.
El meollo de la cuestión: la segunda ley de la termodinámica.

15/10/19

Cuánta gente está dispuesta a volver del revés el calcetín de la insustentabilidad?


CAPITALISMO VERDE 

No (tampoco como Green New Deal), sino ecosocialismo (descalzo)

Si fuésemos capaces de racionalidad colectiva…

La Gran Aceleración en la segunda mitad del siglo XX condujo a la extralimitación (overshoot ecológico en el decenio de 1980, más o menos). Este choque de las sociedades industriales contra los límites biofísicos del planeta, esta extralimitación, es el tema de nuestro tiempo.

Es el momento de parar”, nos dijo el visionario artista canario César Manrique en 1985. Pero no paramos, al contrario: aceleramos todavía más… En 1986 sostenía desde su isla que “Lanzarote está tocando techo, desbordada en el número de automóviles y turistas…”[1] Pero desde entonces la población residente de la isla casi se triplicó (pasando de 57.000 habitantes a 150.000) y el número de turistas anuales se multiplicó por más de seis (pasando de 450.000 a más de tres millones). E igual que en este microcosmos canario, en el mundo del capitalismo globalizado en su conjunto. En vez de parar, o ralentizar siquiera un poco, el capitalismo fosilista aceleró todavía más.

14/10/19

No somos el 99%, sino millones de porcentajes insignificantes luchando entre sí.

NO SOMOS EL 99%

Hace meses, el escritor Manuel Vilas tuiteaba: “Ayer fui en la Greyhound [compañía de autobuses] desde Chicago a Iowa. En la Greyhound viajan los pobres. Nunca he entendido por qué no existe la izquierda política en USA.  Hay millones de pobres en el país más rico del mundo, ¿qué vota esa gente?”.

A pesar de que sea algo intuitivo, no basta con tener pocos recursos para votar a partidos que propongan el reparto de la riqueza. No sólo hay que poder participar en el proceso electoral, cosa que en EE.UU. no es tan sencilla, sino querer hacerlo y, además, votando las propuestas que propongan el reparto de la riqueza, en el caso de que las haya. Es decir, hay que tener conciencia de la propia situación material y, sobre todo, reconocer esta como factor básico de la propia existencia por encima de otras cuestiones. También, creer que es factible un horizonte de mejora a través de la participación en el proceso político. Para esto último, es necesario que haya organizaciones que consideren este punto como sustancial y desarrollen un programa concreto de reparto de la riqueza, más allá de generalidades. Muchos factores.

11/10/19

Lo importante es cómo afrontamos la crisis y construimos una respuesta eficaz

MÁS ALLÁ DEL DECRECIMIENTO Y DEL COLAPSO

No está claro que hayamos salido de la crisis del 2008: se mantiene el riesgo de crisis y la democracia cede protagonismo. Sin embargo, crece la conciencia de la necesidad de avanzar hacia otro modelo económico y empresarial más sensible a la exigencia de democratización de las empresas y la economía, en el doble sentido de participación de las partes interesadas, incluidos claro está los trabajadores, y a la orientación social y solidaria de los objetivos de la producción de riqueza (1).

Nos centramos en la orientación social y solidaria, rasgo necesario de toda democracia, abordando dos ideas, o metáforas, de fondo que condicionan profundamente cualquier intento de orientación democrática de las políticas económicas. Por un lado, existe una oposición entre los partidarios del crecimiento y quienes destacan los límites del crecimiento y proponen el decrecimiento. Por otra parte, ante acuciantes riesgos globales y existenciales algunos adoptan una postura optimista, fuertemente tecnológica, que prevé un mundo mejor, y quienes consideran que el colapso es inevitable y que lo más que podemos hacer es gestionar el fracaso.

10/10/19

¿Esto tiene arreglo?”, nos preguntan, nos preguntamos. La respuesta breve es: no

GRAFITIS PARA NEANDERTALES 
(Selección de prosa)

He abandonado muchos énfasis, entre otros el de querer convencer. No dispongo de caminos de salvación para ustedes.
(…)

Alguien afirmó sensatamente que no basta con que la verdad sea la verdad: ha de ser dicha.
(…)

Puesto que estamos perdidos, vamos al menos a entender por qué. Nuestro problema no es reconstruir el Estado de Bienestar –es pensar cómo lograremos dar de comer a la gente en los años que vienen. No me hables de Subsidio Universal Incondicional, ¡dime qué piensas hacer con los fosfatos! No son tiempos de perseguir el bienestar personal. Son tiempos de intentar salvar vidas.
(…)

9/10/19

Trabajar menos no es un lujo, sino algo necesario para progresar como seres humanos

LA SEMANA LABORAL DE CUATRO DÍAS
El escepticismo de las empresas no hace sino demostrar hasta qué punto tenemos que replantearnos la economía y, en general, la vida.

Deberíamos trabajar para vivir, no vivir para trabajar”, declaró John McDonnell en el discurso pronunciado ante la conferencia del Partido Laborista británico. Y acto seguido se embarcó en una enérgica defensa de la semana de trabajo de 4 días y 32 horas, objetivo que, según McDonnell, debía lograrse en un plazo de 10 años y, sobre todo, hacerse efectivo sin pérdida de salario.
La reducción de la semana de trabajo a 4 días sería una medida verdaderamente transformadora. Representaría una ruptura radical con la cultura de trabajo que impera en nuestra sociedad capitalista contemporánea.

8/10/19

Si las iniciativas en transición ofrecen experiencias prácticas, crearán masa crítica

MECANISMOS PARA UN DECRECIMIENTO POSIBLE
Tres ejemplos prácticos de decrecimiento.

En ocasiones, el decrecimiento es observado como un marco teórico alejado de la realidad cotidiana y con poca aplicación práctica. Sin embargo, son muchas las personas que a título individual o colectivo han optado por caminos diferentes a los trazados tradicionalmente por la sociedad de consumo; promueven con sus actos otras formas de relacionarse con el entorno para conseguir un menor impacto en el mismo y un mayor grado de satisfacción personal.

Como teoría, el decrecimiento se sustenta en unas bases definidas. No obstante, sus manifestaciones prácticas y concretas son muy variadas. Personas muy diferentes y con inquietudes diversas han decidido cambiar su forma de actuar en beneficio propio y del planeta. Debido a la situación de colapso actual en la que vivimos, han aplicado medidas decrecentistas por una cuestión de sentido común. Lo que demuestra que no es necesario tener un conocimiento profundo de las teorías del decrecimiento para llegar a la misma conclusión a través de la práctica.

7/10/19

Util para quienes buscan desarrollar actividades en nuestros pueblos

DESCARGA MANUAL
EMPRENDIMIENTO SOCIAL EN EL ÁMBITO RURAL

La finalidad es orientar el diseño y la puesta en marcha de actividades económicas en el ámbito rural desde la perspectiva de la Economía Social y Solidaria, y está disponible para su descarga gratuita en socialsoluciones.coop.

Este "manual de buenas prácticas", elaborado por María Ramón y Germán Ferrero, de la cooperativa leonesa Social Soluciones, y publicado bajo licencia Creative Commons para su libre difusión, es una pequeña guía dirigida a aquellas personas que quieren emprender e impulsar proyectos de transformación social desde los principios y valores de la Economía Social y Solidaria en el ámbito rural, desarrollando actividades económicas sostenibles económica, social y medioambientalmente.

4/10/19

Estábamos visibilizando las deficiencias estructurales de un sistema depredador

¿LA CRISIS? Y LA SOSTENIBILIDAD DE LA VIDA
Este texto es no es más que un intento de recoger por escrito reflexiones varias surgidas al calor de múltiples debates en diversos contextos y forma parte de un trabajo más amplio en preparación. Surge en este momento de ilusión del 15-M (esto es esperanza, y no la presidenta), pero se engarza con historias que venían de mucho antes. No es un texto acabado, redondo, con principio y fin. Es poco más que un borrador que recoge debates que hemos ido teniendo y lanza ideas para debates futuros. Es un texto que se lanza para el diálogo, para sentarse en una plaza y debatir, por eso no va maqueado ni pulcramente planchado; o sea: perdonad los posibles gazapos, los puntos suspensivos, y los argumentos a medio cocinar.

1.
La crisis, ¿qué crisis?

El estallido financiero se ha adueñado de la concepción única y absoluta de “LA CRISIS”. Desde perspectivas críticas, llevábamos años denunciando que el proceso de valorización de capital se lograba mediante la puesta a disposición de dicho proceso del conjunto de la vida (humana y no humana). Es decir, convirtiendo la vida y sus necesidades en un medio para el fin de acumulación de capital; en el mejor de los casos, en el peor, la vida constituía un estorbo y lo más rentable era destruirla.

3/10/19

En realidad más que a Satanás hay que temerle al capitalismo y a sus gerentes

SEMIÓTICA DEL DEMONIO

Exhibir el mal para ocultar la maldad
En páginas interiores, el diario la Jornada de México publicó (7 septiembre 2019), una noticia inquietante por cuanto alude a la contratación de un nuevo exorcista ya que “reconoce el arzobispo que hay mucho trabajo para la expulsión de entes malignos”. Todo, desde luego, con la anuencia y acaso la bendición del Vaticano[1]
Poseídos, como estamos, por todas las abominaciones pergeñadas por la ideología de la clase dominante, nos toca cargar también con los estragos de la maldad personificada en el “Demonio”. (Satán, Lucifer…) y una lista larga de nombres pensados para aterrorizarnos a mañana tarde y noche. Los poderes hegemónicos entienden que asustando a los pueblos se los controla mejor. Es una Historia realmente escalofriante.

2/10/19

Vivir a caballo entre la insatisfacción crónica y el sueño del despilfarro.

LA POBREZA LEÍDA DESDE EL ECOLOGISMO

La lucha contra la pobreza es un objetivo recurrente en muchas declaraciones públicas. Reducir drásticamente la cantidad de personas que viven con menos de un dólar al día o que no tienen acceso a agua potable o electricidad figuran entre las concreciones de este objetivo. 

En estas declaraciones sin embargo se olvida que los recursos del planeta –un planeta limitado en materiales– no sólo están desigualmente distribuidos, sino que actualmente sufren daños quizá irreversibles. En un planeta saturado que ha superado su capacidad de carga hace décadas, cada vez es más cierto que los consumos desmedidos de una parte de la población restringen necesariamente los consumos básicos del resto. Las reflexiones sobre la pobreza y las estrategias para hacerle frente no pueden pasar por alto este hecho.

La limitación y el riesgo de carencia han sido y son las condiciones naturales de la vida humana. Por regla general las culturas de subsistencia, conocedoras de los procesos de la vida, asumían, manejaban y optimizaban estos límites de modo que aseguraran su supervivencia y la de las generaciones futuras. Así ha transcurrido la vida durante siglos.

1/10/19

Lo que no puede ser no puede ser y, además, es impossible


CRECER O DECRECER: That is the question 


Según la Wikipedia, “el crecimiento económico es el aumento de la renta o valor de bienes y servicios finales producidos por una economía (generalmente un país o una región) en un determinado período. A grandes rasgos, el crecimiento económico se refiere al incremento de ciertos indicadores, como la producción de bienes y servicios, el mayor consumo de energía, el ahorro, la inversión, una balanza comercial favorable, el aumento de consumo de calorías per cápita, etc. El mejoramiento de estos indicadores debería llevar teóricamente a un alza en los estándares de vida de la población.” [1]

También según la Wikipedia, “El decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución regular controlada de la producción económica con el objetivo de establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos. Rechaza el objetivo de crecimiento económico en sí del liberalismo. [2]