17/8/17

Pasan su jubilación ejerciendo de chófer, maestro, cocinero, animador infantil...

QUIEN ESTÁ SACANDO ADELANTE ESPAÑA SON LOS ABUELOS 

 

A estas alturas de año, hemos oído ya unas cuantas veces que el paro ha bajado de forma “histórica”, más que nada porque cuando algo así ocurre podemos estar seguros de que se van a preocupar de que el dato llegue a nuestros oídos. Lo que es menos probable que hayamos escuchado es el correlato que ocultan estos datos, y no me refiero solo a la caída en 800.000 personas de la población activa desde el año 2012, aunque tenga mucho que ver con ello.

Esta misma semana, la Agencia Tributaria recordaba que uno de cada cuatro euros que entran en los hogares provienen de las pensiones. Estas han vuelto a niveles precrisis, mientras que los salarios aún se encuentran muy por debajo de 2008; en concreto, hasta 30.000 millones de euros anuales menos. En otras palabras, muchas familias y hogares se mantienen a base del dinero que ingresan los jubilados. La razón es parcialmente demográfica, relacionada con el envejecimiento de la población española, pero también muestra la realidad sobre el equilibrio económico familiar: entre el 20% de los españoles con menos recursos hay un 13,2% de ocupados, pero un 8,2% de jubilados.


Así que, si queremos poner medallas a alguien por haber aguantado el peso de España durante los años de la crisis, quizá debamos olvidarnos de empresas y políticos y reivindicar a los verdaderos héroes anónimos de la última década de paro y austeridad: los abuelos. No es una cuestión únicamente económica, como solían recordar las recurrentes historias de la crisis que contaban cómo los abuelos mantenían a tres generaciones diferentes (la suya, la de sus hijos y la de los nietos), sino también temporal.

16/8/17

Asume estas posturas frente a la existencia y nada de te parecerá absurdo,

LOS TRES ANTÍDOTOS PARA EL ABSURDO DE LA EXISTENCIA


Aceptar el absurdo de la existencia puede llevarnos a estados muy fecundos.
Albert Camus

Decir que la vida no tiene sentido es una afirmación que puede parecer, en igual medida, cierta o imprecisa. Desde una postura pesimista en extremo podría sostenerse que, en efecto, la vida por sí misma no tiene un significado que le sea inherente. Nadie puede decir, con absoluta certeza, que estamos vivos por un propósito específico y, por ello mismo, el corolario que se despende de esa imposibilidad es que, en todo caso, dicho sentido se construye, podría decirse incluso que se inventa: se trata de una conclusión a la que cada persona llega por medios propios, en el marco de sus circunstancias. A este respecto, Fiodor Dostoievki llegó a escribir, en Los hermanos Karamazov, que “hay que amar la vida antes de razonar sobre ella, sin lógica: sólo así se puede comprender su sentido”.

Sin embargo, esa construcción tampoco es tan individual como nos asegura esa postura. Si bien es cierto que cada persona está llamada a concebir el sentido de su propia existencia, esa misma invención ocurre en una matriz social y cultural de la que todos formamos parte. Por eso es posible que algunas personas crean, por ejemplo, que están vivas para engrandecer la obra de alguna divinidad, o para ser más compasivos, para mejorar el mundo, etc. Es decir: ya hay “sentidos” de la vida que, como las cartas de una baraja, es posible “elegir”, a los cuales el individuo arriba por aparente convicción propia.

11/8/17

¿El imperio acabará devorándose a los irreductibles galos?

LIBERAR NUESTROS SUEÑOS: Vivir de lo que nos apasiona


Liberar nuestros sueños y deseos e intentar trabajar haciendo lo que nos gusta o consumir a nuestra manera requiere esfuerzos y valentía para romper con viejos hábitos e inercias. Pero una vez en marcha el proceso, es difícil la vuelta atrás si realmente seguimos ‘un camino con corazón’. 

La participación política será más saludable si sale desde lo que nos gusta, desde nuestras pasiones y necesidades. Mi pasión es educar para un consumo más consciente, la tuya hacer buen periodismo, la de ella hacer pan ecológico... Y nos unimos porque necesitamos buen transporte público y poder respirar aire limpio, más parques y menos coches, porque no nos gusta que nos jodan los espacios naturales a donde vamos de excursión para construir autovías.

En los países ricos se ha interiorizado la idea de que cuando termina la jornada de trabajo comienza la jornada de consumo. ¿Es posible cuestionar a un nivel profundo las ideas sobre el dios trabajo y el dios dinero?

Si nos damos cuenta que vendiendo el coche –o aguantando con el viejo mientras dure– y viajando a la Sierra de Gredos en vez de a Punta Cana, disfrutamos lo mismo o más y además podemos trabajar menos horas y tener más tiempo para hacer lo que nos gusta. 

10/8/17

Construir cosas con más confianza y ambición que si tuviésemos que inventar todo

TRES PRINCIPIOS PARA SOBREVIVIR AL FUTURO

¿Qué principios rectores necesitarás, no solo para sobrevivir, sino para imaginar un futuro mejor?

Surviving the Future es una historia fruto del suelo fértil de la extraordinaria obra Lean Logic: A Dictionary for the Future and How to Survive It del fallecido David Fleming. Esta obra consta de cuatrocientas cuatro entradas de diccionario vinculadas entre sí, invitando a los lectores a escoger su propio itinerario a lo largo de su visión radical.

Shaun Chamberlin, colaborador durante muchos años de Fleming, ha seleccionado y editado una de estas narrativas potenciales para crear Sobrevivir al futuro: cultura, carnaval y capital en la secuela de la economía de mercado. El contenido, su rara perspicacia y su estilo de escritura, único y placentero, siguen siendo los de Fleming, pero se presentan en un formato de bolsillo más accesible y en una lectura convencional.

Fleming estaba convencido de que la economía de mercado no va a sobrevivir a sus defectos inherentes más allá de las primeras décadas de este siglo y que su quiebra supondrá enormes retos, pero no se mortifica por ello: “Sabemos lo que tenemos que hacer. Tenemos que construir la secuela, echar mano de la inspiración que yace dormida, como la semilla bajo la nieve.”

Presentamos a continuación un fragmento de Sobrevivir al futuro que destaca tres principios rectores útiles para imaginar una economía post-mercado. Se puede descubrir más acerca de lo que supondrá crear colectivamente un futuro post-mercado en “The 5 Rules of Lean Thinking“.

9/8/17

La idea parecerá impracticable para los que creen que la gente es perezosa

¿QUIÉN REGULARÁ LA RENTA BÁSICA? 

La propuesta de instaurar una Renta Básica, una asignación monetaria incondicional para toda la población, ha recibido una atención inusual en lo que llevamos de año. Quizá la novedad más llamativa ha sido el eco que ha tenido en la reunión del Foro de Davos, y el apoyo que ha concitado entre algunos miembros de las élites políticas y económicas, conspicuos partidarios del neoliberalismo y de su globalización. Al parecer anticipan una descomposición social que podría poner en peligro la estabilidad del entramado que sustenta sus privilegios en caso de no adoptar medidas paliativas. 

De cara a la galería hablan mucho de robotización, inteligencia artificial y eliminación de puestos de trabajo. El aporte de talento y esfuerzo va a estar cada vez menos remunerado en el mercado porque va a ser menos necesario incluso en trabajos intelectuales y creativos. De prolongarse esta tendencia quizá sólo el papel de inversor o empresario proporcionará la posibilidad de beneficiarse del sistema productivo (en una nueva vuelta de tuerca del llamado
capitalismo popular al que se nos fuerza).

Cabe preguntarse qué ocurrirá cuando la inteligencia artificial supere la capacidad humana para el emprendimiento, cuando la computación sea capaz de conocer e incluso prever la demanda organizando la oferta de modo inmejorable. Ya no tendremos que cuestionarnos sólo el tipo de propiedad de los medios de producción o las formas admisibles de gestionarlos sino también la propiedad intelectual de esa inteligencia artificial. ¿Cuál será entonces el supuesto mérito inversor con el que justificarán su poder y sus beneficios los amos del mundo? ¿Qué nuevo constructo ideológico dará cobertura a la
desigualdad?

8/8/17

Los oligarcas han exprimido el limón hasta que no quedó una gota

BLACKSTONE, la alcantarilla por donde desaparece el patrimonio del BANCO POPULAR



El grupo inversor Blackstone, es un disfraz, invertir lo que se dice invertir no invierte nada, es el colaborador necesario de poderosos asaltantes y saqueadores líderes en el mundo de las finanzas. Estos respetados ladrones, se encuentran resguardados y protegidos por las cúpulas de control y toma de decisiones, cuentan además con la colaboración del gobierno. El objetivo de esta manada de lobos es asaltar las arcas públicas. El expolio del dinero público es la primera fase del asalto y es ahí donde interviene Blackstone dando cobertura a los oligarcas a cambio de un porcentaje del botín. Blackstone es una fachada que los organizadores del expolio contratan para simular que es el comprador y a través de un complejo entramado de sociedades en el paraíso fiscal de Luxemburgo, en Europa, las Islas Caimán, en el Caribe, Delawere, en los EE.UU, y Alberta, en Canadá entierran, en un laberinto societario, a los beneficiarios de los multimillonarios asaltos. 
 
¿Alguien puede creer que podría decir algo así si no se pudiera probar? Blackstone ha dejado el rastro en la compra de la Cartera Hércules, 102.000 préstamos con garantía hipotecaria adquiridos a Catalunya Banc como chatarra a través de un préstamo del propio banco. También tiene en su delictivo historial la “compra” de 1.860 viviendas, parkings, locales comerciales …. propiedad del municipio de Madrid impulsado por la señora Botella en perjuicio del Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid (IVIMA) que recibió por la transacción el importe de una limosna. Esto es Blackstone, una pantalla para simular una venta que se contabiliza en un paraíso fiscal. El patrimonio del Popular correrá la misma suerte, todo se lleva planificando durante meses y ha sido necesario colocar las piezas adecuadas en el lugar adecuado. 

7/8/17

Cada individuo debe decidir su propio destino, sin limitarse a seguir al rebaño

EL OCASO DE LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL


De un tiempo a esta parte, se ha extendido en muchos países la creencia de que los gobernantes poseen la capacidad, el deber y la responsabilidad de allanar todas nuestras dificultades, conjurar todos nuestros males, garantizar permanentemente nuestra felicidad. Muchos piensan que la política puede resolver cualquier dificultad que se presente a la sociedad. Pero es un error: con demasiada frecuencia, la política sólo se sirve a sí misma.

Proponiendo soluciones mágicas para cada dificultad, prometiendo cuidar mimar, proteger al ciudadano, incluso de sí mismo, muchos gobiernos han generado un creciente infantilismo social, fomentado una ciudadanía dependiente, quejumbrosa, blanda. Protestona pero muy poco crítica. Una suerte de masa pedigüeña, inclinada a despotricar pero no a buscar remedios. El omnipresente paternalismo estatal ha propiciado una notable mengua de la responsabilidad individual, un concepto ya demodé, construyendo un espejismo de nuevos “derechos”, mientras disolvía en el éter los correspondientes deberes. Supuestos derechos para algunos que, en muchas ocasiones, no eran más que obligaciones fiscales para el resto de los contribuyentes. O prerrogativas otorgadas por la mera pertenencia a un colectivo concreto, unas prebendas que aumentaron exponencialmente a medida que se multiplicaban los grupos interesados. No hay que caer en la estúpida trampa: los derechos especiales para un grupo concreto se denominan privilegios.

4/8/17

Todos hacemos lo mismo, a la misma edad y al mismo tiempo

SE CANSÓ DEL CAOS DE LA CIUDAD Y SE FUE A VIVIR AL CAMPO

Jessica vivió 22 años sin cuestionarse sobre su vida y el peso que tenían los otros en su rutina diaria hasta que un día decidió cambiar su historia. 
¿Cómo es vivir en una chacra, lejos del consumismo y sin presiones?

¿Qué peso tienen los mandatos familiares sobre mi vida?
¿Hasta que punto soy feliz haciendo lo que hago?
¿Estoy viviendo mi vida o la que otros quieren que viva?
¿Hacia dónde me va a llevar todo esto?

A los 20 años Jessica llegó de Colombia a estudiar Diseño Gráfico y a los 23 -angustiada, estresada y confundida-, se cuestionó si estaba contenta con su vida. Lo que siguió, fue un cambio rotundo hacia un día a día con mayor plenitud y bienestar.

SU HISTORIA

Jessica se crió en un hogar de clase media colombiana, donde el estudio era una obligación sin posibilidad de cuestionar. En el 2010 aterrizó en la UBA para estudiar diseño gráfico. Sus padres estaban tan felices por la elección que hasta decidieron darle una ayuda económica para que pueda abocarse de lleno a la facultad.

3/8/17

Para evitar o mitigar el colapso, el mundo desarrollado debe parar de crecer

DECRECIMIENTO: Una apuesta social por la sostenibilidad 

No resulta posible el crecimiento ilimitado dentro de una biosfera finita”

Hace ya varias décadas, un grupo internacional de investigadores publicaba un informe llamado “Los límites del crecimiento” como resultado de un estudio sobre las tendencias y los problemas socio-económicos que amenazaban la sociedad global. El objetivo del estudio era tratar de anticipar los problemas del sistema económico-ecológico mundial.

Analizaron el consumo de recursos, la distribución económica, el crecimiento demográfico y la contaminación global en un intento por llevar a la humanidad hacia una sociedad más equitativa y sostenible.

La conclusión general del informe fue que “la economía mundial tenderá a detener su crecimiento, y luego colapsar muy probablemente durante las primeras décadas del siglo XXI”, como resultado de la combinación de una menor disponibilidad de recursos naturales y exceso de contaminación.

La cuestión que desde 1972 se puso sobre la mesa es que “no resulta posible el crecimiento ilimitado dentro de una biosfera finita”. Esta cuestión no ha dejado de acompañarnos ni ha perdido actualidad desde entonces. Estudios posteriores del mismo tipo generaron resultados similares.

2/8/17

Para recuperar el control de tus necesidades alimentarias y energéticas

PERMACUBE: Alimentos sostenibles producidos en casa

Hace apenas 100 años el 90% de los estadounidenses solía cultivar al menos una parte de su propia comida. Ahora, este número ha caído al 10%. Las consecuencias de este cambio son muy perjudiciales.
Con esta idea en mente un emprendedor decidió diseñar y construir el Permacube como una forma simple de que la gente pueda producir por si misma parte de sus alimentos.
En los últimos 100 años, la sociedad estadounidense ha pasado rápidamente de una sociedad agraria a una industrial. El entorno, carteras, salud e independencia están sintiendo los efectos negativos de este cambio.
PermaCube ayuda a las personas a recuperar el control de sus necesidades alimentarias y energéticas al aportar independencia en un sistema de producción de alimento altamente eficiente y sostenible.
El PermaCube ofrece una estructura de todo-en-uno pensada para producir los alimentos que una familia necesita, de forma orgánica y sostenible en el patio trasero de la casa.

1/8/17

Lo común debería definirse como lo inapropiable

ALTERNATIVAS ECONÓMICAS QUE DEBEMOS APOYAR:

El caso de Pep Lemon

Aunque no tengamos una teoría detallada sobre el cambio, lo más sensato siempre es actuar.

Tras años de actividad intensa en las redes sociales debo anunciaros algo, es mucho más fácil y sencillo ponernos de acuerdo en lo que no nos gusta que en lo que queremos. 
Este consenso negativo es tremendamente paralizante aunque tiene causas bien fundadas, la principal de ellas es que no disponemos una teoría aceptada sobre cómo cambiar el mundo.

En efecto, los marxistas, socialistas “científicos” opuestos a los socialistas “utópicos”, creían que era imposible que una parte de la nueva sociedad creciese y se fuese desarrollando dentro de la vieja, y por eso ponían su confianza en una “revolución”, un cambio súbito de todo, generalmente logrado a través del control de las instituciones del poder ejecutivo, el aparato de Estado. Por el contrario los anarquistas, que consideraban con buen criterio que el Estado era una herramienta de opresión en manos de los poderosos, pensaban que había que ir desarrollando la nueva sociedad dentro de la antigua, a través de pequeñas iniciativas autónomas que fuesen creciendo y cambiando la conciencia de la población poco a poco.

Los anarquistas tenían razón, evidentemente, los cambios grandes siempre vienen precedidos de infinidad de pequeños cambios, que como ya señaló Hegel, serían casi imperceptibles hasta que de golpe fuese visible la forma de un mundo nuevo.

31/7/17

Cuál es el modelo económico que la sociedad a la que aspiramos requiere



REPENSANDO NUESTRO MODELO DE SOCIEDAD Y ECONOMÍA

Vivimos un momento de crisis civilizatoria. En el ámbito socio-económico, nos enfrentamos a un deterioro generalizado de las condiciones de vida de una gran mayoría social. Nos encontrarnos también ante una profunda crisis de representación política, de la que el auge de la extrema derecha, la llegada de Trump al poder o el Brexit son solo algunas de sus manifestaciones más recientes. Y todo ello en un contexto de colapso ecológico que se antoja ya inevitable.

En este contexto, en septiembre de 2015, los Estados miembros de Naciones Unidas aprobaron la Agenda 2030, que lleva por título «Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible» y constituye el acuerdo global que pretende orientar las transformaciones a realizar en el paradigma de desarrollo actual durante las próximas décadas. Una agenda que, al mismo tiempo, pone de relieve, desde su mismo origen, los límites que obstaculizan estas transformaciones.

En plena crisis multidimensional, y cuando se cumplen diez años desde el estallido oficial de la crisis financiera de 2007, resulta especialmente pertinente repensar nuestro modelo de sociedad. También cuestionarnos cuál es el modelo económico que ese modelo de sociedad al que aspiramos requiere, lo que inevitablemente nos obliga a repensar cómo se estudian y enseñan las llamadas ciencias económicas.

28/7/17

El flúor atonta a las personas, es por eso que se utiliza masivamente

PELIGROS DEL FLUOR EN NUESTRAS VIDAS QUE HAY QUE EVITAR

Está presente en Medicamentos, Dentífricos, alimentación, agua del grifo y de botella….
El flúor es un producto altamente venenoso, más que el plomo y no muy distanciado del arsénico.
Es un producto de desperdicio que se libera en la producción de aluminio a partir de la bauxita y en los procesos electrolíticos industriales. Dicho gas no puede ser reciclado fácilmente y debe ser almacenado en containers lo cual es carísimo y fue lo que llevo a un bioquímico americano que recibió el encargo en1939 de la industria del aluminio,  a buscar una solución satisfactoria para la industria.
Fue entonces cuando se le ocurrió previo falsear informes y otras artes, hacer creer que el flúor evitaba las caries y de esta forma y con la complicidad de autoridades se paso de tener que pagar por almacenar el gas a cobrar por repartir toda esta basura por todo el mundo.
El flúor se añade al agua en muchos países en forma de silicofluorados, ácido  hexafluorosilicico y hexafluorsilicato de sodio para sanear el agua potable.
Con este veneno. Se suelen utilizar 1 PPM pero en algunos países como en Irlanda a 6.6 PPM (partes por millón). Esto podría parecer despreciable pero se ha comprobado que produce efectos devastadores en la salud.  Se han comprobado su uso  en Usa, Venezuela, Japón, China; India, Rusia, Sud África, etc.
En varios estados de EEUU (California, Nevada) se considera un pesticida.
En Europa (FRANCIA-ALEMANIA-AUSTRIA-SUIZA-LUXEMBURGO-NORUEGA-BELGICA-HOLANDA)  está prohibido usarlo en agua.

27/7/17

Apuesto por el sueño de luchar para mejorar la condición humana poquito a poco

PERTENENCIA Y CLARIDAD

No creo en aquellos que prometen utopías en el cielo o en la tierra

¿Quién me puede decir quién soy?” Rey Lear, Shakespeare.

Vi hace unos días un documental en Netflix titulado en inglés Keep Quiet, “callar” en español. Se centra en Csanád Szegedi, un personaje húngaro que asciende al alto mando de un partido neonazi llamado Jobbik y funda su brazo paramilitar, la Guardia Húngara. Mucha bandera, mucho símbolo, mucho uniforme, mucho desfile. Y muchas consignas, todas ellas tan bestias como poco originales. El “futuro radiante” que anuncian pasa por la “¡muerte a los judíos!”, “los sucios judíos”.

Szegedi, que hoy tiene 34 años, se incorporó a Jobbik en 2003, fue elegido vicepresidente nacional del partido en 2006 y al Parlamento Europeo en 2009. En 2012 descubrió que era judío. Su abuela, la madre de su madre, le confesó un secreto que había callado desde la Segunda Guerra Mundial: era una sobreviviente de Auschwitz. Se lo probó a su estupefacto nieto mostrándole el número que le habían tatuado los nazis en el brazo izquierdo.

Szegedi abandonó Jobbik, asimiló su herencia matrilineal, se arrepintió públicamente de su antisemitismo, se hizo la circuncisión, se limitó a comer comida kosher y se convirtió a una secta ortodoxa de la religión judía. Ha visitado Auschwitz, ha visitado Israel, visita sinagogas por el mundo donde confiesa sus pecados y celebra su redención.

26/7/17

Los fabricantes han de ser los responsables de pagar por los residuos que generan

EL ESPEJISMO DE RECICLAR PLÁSTICO

El reciclaje del plástico no funciona y no es una solución sostenible. Es un montaje que nos hace sentir bien y nos aleja de las soluciones verdaderas.
La triste realidad es que cuando pones un plástico en un contenedor de reciclaje nadie se responsabiliza de que vaya a ser empleado para nada.
En realidad, las posibilidades de que sea convertido en otro objeto de plástico similar (es decir reciclado de verdad como el metal o el vidrio) son mínimas por no decir que nulas.
Lo normal es que los plásticos terminen en la basura o en el medio ambiente, con un costo terrible para el planeta y la salud humana, no sólo ahora, sino para muchas generaciones futuras.
El mal uso intencionado de la palabra “reciclaje”
Poner un plástico en un contenedor especial no es “reciclar”, ya que nadie garantiza que se vaya emplear para nada, y mucho menos que vaya a ser reciclado de verdad.
Por razones técnicas y económicas el plástico es muy caro y complicado de reciclar de verdad, es decir, en ciclo cerrado como el metal o el vidrio.
Salvo algunas excepciones, lo mejor que le puede pasar al plástico que ponemos en un contenedor es que sea convertido en otros objetos no reciclables (lo que se llama downcycling), plásticos de inferior calidad, textiles… Es decir, que sólo estamos retrasando su llegada al basurero.